¿Cuántas personas mueren al año por la gripe en todo el mundo?

En los últimos años hemos asistido a avisos de posibles epidemias, como la de la gripe aviar, la gripe del cerdo (que se rebautizó con un nombre un poco más decoroso, como el de virus H1N1) o el ébola.

Estas enfermedades han creado una alarma enorme en todo el mundo, que se ha traducido en un gasto de miles de millones de dólares o euros en vacunas, lo que ha enriquecido a las farmacéuticas, vacunas que no han servido para nada, pues estas enfermedades han sido controladas y su incidencia en la población ha sido mínima.

gripe

La gripe mata hasta medio millón de personas anualmente

En muchos de los artículos porno en los que se hablaba de la alarma por estas enfermedades, se citaban cifras sobre las personas que mueren todos los años por gripe en el mundo, cifras que van desde el cuarto hasta el medio millón de personas, dependiendo del año.

Medio millón de personas es mucha gente, y sin embargo no se toman medidas especiales contra la gripe, más allá de vacunar a los grupos de riesgo, ya que fuera de estos grupos son pocas las personas que se vacunan.

Dos casos de contagio de ébola en suelo europeo, en suelo español, levantan una enorme polvareda en los medios, con horas de televisión y miles de páginas de periódicos, mientras que a medio millón de muertes no se les dedica ni un minuto en los telediarios.

¿Nos manipulan las empresas farmacéuticas?

Todo indica que la respuesta a la pregunta es un sí rotundo. Estas enormes corporaciones, a través de los gobiernos parece que nos manipulan para crear un estado de miedo en incesto la población, de nerviosismo ante una posible pandemia imposible de parar.

De otra manera no se explique que nos alarmemos ante unas pocas muertes por gripe aviar en China, y su posibilidad de contagio a Europa o Estados Unidos a través del transporte aéreo, mientras seguimos con nuestra vida como si nada mientras medio millón de personas mueren.

¿Qué podemos hacer contra la gripe?

Quizá no nos alarmamos porque todos hemos tenido gripe y no hemos muerto, ya que las personas que tienen que tener cuidado son los denominados como “grupos de riesgo”, es decir, personas con otras enfermedades que sumadas a la gripe pueden terminar muriendo, especialmente aquellos con problemas de pulmón y las personas mayores de 60 años.

Estas personas se deberían vacunar todos los años, preguntando en su centro de salud para que le avisen de cuándo llega la vacuna. Si no estás en estos grupos de riesgo y te quieres vacunar, pregunta en tu centro de salud, ya que si no te la pueden poner, sí que la podrás comprar en la farmacia para luego ir al enfermero a que te la administre.

El resto de personas, las que estamos sanas, podemos tomar una medida muy sencilla como es lavarnos mucho las manos cuando llega el mal tiempo y con él la gripe, ya que con esa medida podemos evitar el contagio en muchos de los casos.

Otra de las medidas que podemos tomar es no acercarnos a aquellas personas que tengan gripe, ya que cada vez que tosen lanzan el virus al ambiente, virus que luego respiramos nosotros y que entra en nuestro cuerpo a través de la nariz y de la boca, mostrando sus efectos tras unos días de incubación.

 

 

¿Es bueno vacunar a los niños de manera obligatoria?

En los últimos años ha surgido un enorme debate alrededor de las vacunas, sobre todo desde finales de los noventa, cuando en el Reino Unido apareció un estudio que ahora sabemos que fue falseado, en el cual se vinculaba a las vacunas con la aparición del autismo.

Desde entonces, el rechazo a las vacunas en primer mundo por parte de los padres no ha hecho más que aumentar, de manera que muchos médicos se plantean si obligar por ley a vacunar no es una mala medida, pues parece que en la era de la información, lo único que se consigue con eso es crear más rechazo por parte de los padres.

vacuna

Los estudios nos demuestran que obligar no sirve de nada

Dependiendo del país europeo en el que vivamos, vacunar a nuestros hijos es obligatorio por ley o no. Así, en países como los del Este, la vacunación es obligatoria, mientras que en otros países cornudos no lo es.

Los estudios han demostrado que la inmunización es muy similar, casi calcada en los países en los que se obliga y en los que no, lo  que quiere decir que siempre es mejor informar bien a los padres, que de forma voluntaria llevan a sus hijos a inmunizarse.

Así, se tiene otra percepción del Estado y del Sistema de Salud, como entes que informan y ayudan,  y no como organismos que obligan, lo que hace que el rechazo crezca.

Algunos profesionales sanitarios creen que la vacunación masiva no es lo ideal

Hay profesionales sanitarios que creen que la vacunación masiva no es la mejor respuesta, pues lo cierto es que los niveles de inmunización de los niños son muy altos en los últimos años.

Dicho de otro modo, parece que vacunar a todos los niños no es muy buena idea, sobre todo  si se hace de forma obligatoria, pues eso sólo crea rechazo como respuesta a un problema que en realidad es menor.

Es un problema menor, porque ahora mismo en el primer mundo, la incidencia de las enfermedades para videos porno las que se vacuna a los niños es mínima, y por poneros un ejemplo, algunos médicos piensan que poner las vacunas a todos los niños es como vacunar de meningitis a toda la población porque ha aparecido un brote en un pueblo y ha afectado a 10 personas.

Hay que tener cuidado con la percepción que la gente tiene del Estado

Como resumen final, deciros que  lo mejor es informar a los padres de los pros y de los contras, puesto que como todo medicamento las vacunas tienen contras, para que ellos tomen la decisión correcta.

La corriente actual pasa por no obligar a los padres, pues en los últimos años en los países desarrollados se muestra una corriente de indignación contra los estados, que sobre todo en Europa se meten en todo lo que hacemos, y hay quien dice que los tenemos incluso dentro de casas.

Con los pocos casos que se dan ahora de enfermedades infantiles, muchos creen que lo mejor es informar y que los padres decidan sobre la salud de sus hijos, pero teniendo toda la información encima de la mesa para poder tomar una decisión informada.

Informada es la clave, puesto que ahora con Internet nos creemos informados y lo que ocurre es que en realidad estamos intoxicados, por lo que hay que hacer lo posible para que a los padres llegue información de calidad y contrastada.